Derrumbes en carretera a Yungas generan temor

Última Actualización Martes, 25 de Enero de 2011. 08:07h.

Los viajeros hacia la carretera a Los Yungas aseguraron sentir mayor temor del habitual al recorrer esta vía, pues son varios los derrumbes que se presentaron debido a la intensa lluvia en esta región y a ello se suma la falta de prudencia en los choferes que no tienen reparo en acelerar pese al mal estado de los caminos.

La región de Los Yungas atraviesa por una temporada intensa de lluvias incesantes durante todos los

días al igual que muchas zonas del país, con la diferencia de que sus carreteras se encuentran en

pésimas condiciones producto de los muchos derrumbes que se suscitaron en las últimas semanas.

A pesar de que las vías hacia esta zona cálida del departamento de La Paz se caracterizan por el peligro

de sus sendas debido a los profundos barrancos, caminos estrechos y los continuos baches, los

pasajeros informan que la situación empeoró con los derrumbes que afectan el paso en diferentes

lugares.

CAEN DOS PIEDRAS GIGANTES

Uno de los ejemplos es la caída de dos piedras gigantes a 150 metros antes de llegar a la localidad de

Guanay, pues los vehículos se ven obligados a atravesar el camino por el estrecho borde de este

derrumbe con el peligro de caer en los profundos barrancos.

“Pues no nos queda de otra, muchos de nosotros viajamos por trabajo o por necesidad y debemos

atravesar esos derrumbes, las dos piedras que cayeron cerca de Guanay son realmente grandes y

algunos prefieren hacerlo caminando y otros dentro del vehículo pero con el Jesús en la boca”, expresó

Valentín Mancilla, viajero.

Según indicaron a EL DIARIO los viajeros, producto de las intensas lluvias que no cesan, los cerros se

están deslizando y expulsando rocas, greda y en algunos casos generando mazamorras y charcos

extensos, que hacen que las vías de conexión hacia Los Yungas se vuelvan intransitables.

CARRETERAS SIN ATENCIÓN

Asimismo, señalan que en reiteradas oportunidades trataron de comunicarse con el personal de la

Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), sin embargo la respuesta no es de las más esperadas

pues les informan que no trabajan los fines de semana. Por lo tanto, son los mismos pasajeros y

choferes quienes deben bajar del vehículo y limpiar la carretera con sus propias manos, y con un

trabajo conjunto tratar de empujar las rocas más grandes hacia el barranco.

“El fin de semana se deslizaron muchas rocas grandes y cuando pedimos ayuda a la empresa ABC nos

dicen que ellos no trabajan sábados ni domingos, entonces entre varios pasajeros y los choferes

tenemos que darnos modos para limpiar los caminos de tanta roca que cae, estas carreteras dan mucho

miedo, cualquier momento nos puede pasar algo”, manifestó Shirley Villa.

A aproximadamente 200 metros de la localidad de Chojlla se suscitaron otros tres derrumbes, uno de

ellos se convirtió en una riada con rocas grandes y en los otros dos las piedras caen constantemente.

Esta es una de las razones por las que varios vehículos deben permanecer parados por horas en el lugar

del derrumbe sin poder avanzar.

EXCESIVO COBRO DE PASAJES

Ante esta situación, algunos pasajeros optan por retornar a la localidad más cercana para pasar la

noche y el trasteo significa otro gasto, pues los vehículos que realizan el trabajo no pierden la

oportunidad de aprovechar la situación cobrando excesivamente, según denuncian los mismos

pasajeros.

Este panorama genera temor inclusive en los choferes, quienes ya no quieren viajar a Los Yungas con la

misma frecuencia de temporadas secas, por ello la demanda crece y son muchos pasajeros que se ven

en la necesidad de insistir con los conductores, que aprovechan la situación excediendo el cobro de

pasajes. Los viajeros detallaron que antes el costo del pasaje La Paz a Caranavi era de Bs 50, pero

ahora está entre Bs 70, Bs 80 hasta Bs 90 y denuncian que nadie controla el abuso.

A todo ello, se suma la espesa neblina que invade la carretera a los Yungas, además las malas

condiciones en el mantenimiento de estas vías, pues inclusive cuando no llueve los huecos con

significativa profundidad son sentidas por los pasajeros.


Dentro de este marco, los pasajeros indicaron que el temor de viajar a esta región del país creció, pues

los derrumbes más la imprudencia de los choferes que corren sin reparo alguno ponen en riesgo sus

vidas, además de exponerse a un abusivo incremento en el precio de los pasajes.

tomado El Diario

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (45) No(35)
FACEBOOK TWITTER

Los + de BoliviaExterior.com